Beneficios hematológicos sobre el rendimiento anaeróbico en altitud
03/01/2018
Aumento de la capacidad aeróbica
Mejoras de la resistencia aeróbica y su posterior mantenimiento gracias al entrenamiento en altitud
19/01/2018

El entrenamiento en altitud en los deportes de motor

El deporte del motor, posiblemente sea una de las disciplinas deportivas «escaparate» en la que los avances en conocimiento e investigación sobre ingeniería mecánica, industrial o informática han proporcionado año tras año grandes mejoras. Estas  se traducen en ganar la batalla al tiempo, conseguir mayor velocidad por vuelta o en proporcionar estabilidad y fiabilidad a la máquina donde se sube el ser humano para conseguir el mayor rendimiento.

Quizá el exponente por excelencia sea la fórmula 1, donde los aficionados disfrutamos como una «Quali» se gana en milésimas de segundo para poder conseguir la POLE. Otro claro ejemplo son las motos, donde se conjugan factores como el tipo de goma del neumático, carenados y sus fibras, peso del motor, frenos y estabilidad. O qué decir de los rallyes, donde el papel de la resistencia humana se lleva al límite como sucede en el París Dakar.

Cada año las marcas y escuderías inyectan desorbitantes inversiones económicas, mejorando la capacidad de ganar la batalla al tiempo o mejorar la seguridad. Sin embargo, en los medios de comunicación solo se le da importancia a la maquinaria, olvidando cuales son los cuidados que se le proporcionan al piloto para aumentar su nivel de rendimiento, o de cómo aplicar las últimas tecnologías metodológicas de entrenamiento para que el piloto,  que en definitiva es el que está al mando de la nave, se sienta al 100% para poder sacar el máximo potencial a la máquina que pilota.

Hoy en día, el nivel de conocimiento para poder proporcionar a cada disciplina deportiva ese entrenamiento específico que la haga ganar capacidad o forma física específica se actualiza constantemente, por ello, ya no es válido afirmar que se debe  mejorar nuestras capacidades físicas generales, sino cuales son las más importantes para que el organismo responda al 100% en cada disciplina deportiva concreta.

Nadie discute que un futbolista no entrene igual que un nadador. por lo tanto, cualquier piloto debe mejorar específicamente su capacidad en un entorno muy exigente como es el de la velocidad y el tiempo llevados a la máxima expresión. Un piloto, casi en cualquier especialidad de motor tiene que enfrentarse a grandes retos. Algunos son:

• Capacidad extraordinaria para soportar estrés perceptivo; mucha cantidad de información por segundo relevante, no solo para su rendimiento, sino para su seguridad.
• Presencia de un casco por seguridad;  por muy avanzado que sea, reduce la comodidad para interpretar esta gran cantidad de información y además favorece un entorno hipóxico con menor presencia de oxígeno debido a la exhalación de CO2.
• Estrés térmico; en el caso de la F1 u otras disciplinas de motor, debido a la proximidad del motor de gran potencia que debe despedir calor.
• Estrés mecánico; variable según disciplina. Por ejemplo, la capacidad de soportar G por aceleraciones, frenadas, fuerza centrífuga, o  en el caso las motos, los cambios de posición soportando el peso. Todo ello provoca una gran fatiga muscular más que considerable.
•  Nivel de resistencia cardio-vascular muy alta; por ejemplo, un piloto de fórmula 1 tiene que disputar toda la carrera a un régimen de frecuencia cardíaca muy alta (por encima de 180 p/m en las salidas) por una estimulación adrenérgica elevadísima. Esto requiere de un nivel de capacidad aeróbica muy alta, de ahí que todos los pilotos entrenen en deportes aeróbicos frecuentemente.

Nuestros socios

Nuestros colaboradores